CONSEJOS PARA COMENZAR TU COLECCIÓN

    Si quieres saber cómo empezar a coleccionar arte debes tener en cuenta que, desde hace bastante tiempo, se tiene la idea de que comenzar una colección siempre lleva detrás la intención de invertir y especular. Sin embargo, si algo ha demostrado la historia, es que los principales coleccionistas se han movido por motivos que no tienen nada que ver con ello. Y es que, aunque parezca que sólo se trata de comprar obras de arte, hace falta mucho más que dinero y un lugar de almacenaje.

    «Una gran colección no es aquella que contiene los nombres adecuados, sino aquella en que cada obra tiene un significado para sus propietarios».

    Michael Findlay, galerista

    Por eso, aunque siempre se presupone un alto grado de amor por el mundo artístico, la forma en que cada uno decide convertirse en coleccionista tiene un rumbo distinto dependiendo de sus gustos personales y la manera que tiene de entender el arte.

    Más allá de los motivos que te estén llevando a querer empezar tu propia colección de obras de arte, hay una serie de pautas y trucos que pueden ayudar a cualquier nuevo coleccionista que quiera comenzar en el mundo del arte.

    TABLA DE CONTENIDOS

    1. Encuentra tus propios gustos
    2. Deja volar tu curiosidad
    3. Pierde el miedo a preguntar
    4. Juega con los otros niños
    5. Especialízate
    6. Disfruta
    7. Acompáñate de profesionales

    Colección de art toys con la figura más conocida de Kaws como principal elemento.
    Una de las últimas tendencias entre los coleccionistas de arte pop y contemporáneo son los art toys con Kaws como uno de sus mayores representantes.

    1.ENCUENTRA TUS PROPIOS GUSTOS

    Una de las primeras cuestiones a tener en cuenta para comprar obras es conocerse a uno mismo. Saber qué artistas, qué estilos o qué épocas nos interesan nos va a dar algunos límites para establecer un primer radio de búsqueda. Esto os ayudará a ti y a tu asesor artístico a no realizar malas inversiones, ya que si una pieza consigue enamorarte y emocionarte como el primer día, nunca habrá sido una pérdida de dinero ni de tiempo.

    Por supuesto, tampoco está mal dejarse llevar por gustos eclécticos para coleccionar un poco de aquí y de allá, pero es importante revisar catálogos, visitar ferias, estar al día de las últimas subastas… o dejarse asesorar por alguien con la búsqueda de referentes y la puesta al día de las últimas tendencias en el mercado artístico.

    2.DEJAR VOLAR TU CURIOSIDAD

    Al final, como coleccionista, no dejamos de ser seres humanos con gustos cambiantes y personalidades que evolucionan con el paso del tiempo. Aquella obra que nos gustó cuando comenzamos nuestra colección de arte puede parecernos ahora una pieza aburrida o podemos sentir que el autor ya no nos identifica. Sin embargo, también puede suceder todo lo contrario. Por eso es importante mantener la curiosidad por lo nuevo para dejar que nuestra colección esté tan viva como nosotros con las nuevas adquisiciones que queramos incluir.

    3.PIERDE EL MIEDO A PREGUNTAR

    Si algo tiene adentrarse en el mundo del coleccionismo del arte es que, quienes comienzan, han tenido la valentía de dar un paso más que quienes sólo se dedican a observar. El peligro es que, cuanto más se conoce sobre un tema, más se disfruta y más cómodo te sientes tomando decisiones de compra. A medida que vayas adentrándote y aumentando la información y tu experiencia sobre el tema, más querrás conocer.

    Si lo ligamos a la curiosidad del punto anterior, esto hará que tu colección, no sólo aumente, sino que evolucione con una personalidad y una coherencia propias que hará de ella algo totalmente único.

    4.JUEGA CON LOS OTROS NIÑOS

    Según algunos de los últimos estudios ofrecidos por Artsy o Art Basel, el mercado de arte ha cambiado radicalmente después de la pandemia. Todavía estamos retomando el ritmo habitual de funcionamiento de galerías, museos, ferias y fundaciones y, por eso, es importante hablar con expertos que se encuentren dentro del sector. Saber cómo está la situación actual, intercambiar opiniones y tomar recomendaciones de conocedores y aficionados al arte es una de las partes más divertidas de la experiencia de coleccionar y te ayudará a encontrar tu lugar como coleccionista y a conseguir el prestigio que mereces dentro del mapa.

    5. ESPECIALÍZATE

    Hemos hablado de la importancia de dejar evolucionar tus gustos y tu colección, pero también es importante pensar en la coherencia y la definición de tu propio catálogo de obras de arte. Las grandes colecciones suelen estar centradas en temáticas, períodos o estilos concretos, aunque si eres un particular el discurso puede ser mucho más personal. A día de hoy hay colecciones con temas tan específicos como mujeres fotógrafas del siglo XX o artistas pertenecientes a determinadas minorías. Estos discursos tan propios y relacionados con el coleccionista en cuestión tienen una potencia narrativa muy grande y pueden motivar, no sólo a uno mismo, sino a los demás para aprender sobre determinadas épocas o corrientes artísticas. Esto es lo que te convertirá en un auténtico coleccionista.

    6.DISFRUTA

    Éste es, sin ninguna duda, el consejo más importante para empezar a coleccionar obras de arte. Cualquiera es capaz de comprar una pieza de forma puntual porque se lo pide el cuerpo, porque cuestiones decorativas o simplemente como una inversión económica, pero mantener una muestra coherente a lo largo del tiempo de la que sentir orgullo es mucho más complicado.

    Involucrarse, conocer el proceso y adquirir la confianza personal suficiente como para realmente dar el paso es un proceso importante de aprendizaje sobre el mundo del arte y sobre uno mismo. Los artistas cambian y las ferias van y vienen pero la sensación de disfrute personal que se adquiere con el tiempo es algo indescriptible. Y eso se nota en tu colección y en tu relación con los demás.

    7.ACOMPÁÑATE DE PROFESIONALES

    Cuando uno se adentra por primera vez en el mercado de arte puede verse abrumado por todo lo que se le viene encima: artistas ilocalizables, hermetismo con la información, accesibilidad a eventos de todo tipo… Por eso es recomendable buscar profesionales que cuenten con experiencia a sus espaldas para acompañarte en este viaje. Tradicionalmente, las galerías han trabajado mano a mano con creadores y coleccionistas, ya que han mantenido una estrecha relación con todo el panorama, aunque sus relaciones se han centrado en el trato con los artistas.

    Por el contrario, si tú situación es la del coleccionista, cada vez más se busca abrir el abanico de opciones y trabajar con un asesor o un consultor artístico es una tendencia al alza cuando se busca un trato personalizado. Una consultora cuenta con los conocimientos y recursos necesarios para guiarte de forma neutral en los procesos de asesoría y compra de una única obra o de tu colección completa.

    Coleccionar arte es una práctica en auge, aunque también algo compleja, por lo que los consultores de arte son una herramienta fundamental para cualquier comprador que se toma en serio su legado. Busca referencias, habla con las agencias, comprueba si su concepción del arte concuerda con la tuya y seguro que encuentras una exactamente a tu medida.

    Si quieres saber cómo empezar a coleccionar arte pero no ves por dónde arrancar, ponte en contacto con nosotros. En Til Art Consulting vivimos por y para el arte y nuestros coleccionistas. Estaremos encantados de atenderte.